• J.Jairo Zepeda

Tipos de copas para el vino



Para resaltar el sabor del vino y disfrutar más de él, es necesario que el mismo sea servido en la copa adecuada. El placer que produce beber vino es mucho mejor si se bebe en una copa adecuada.


El tipo de copa, el tipo de cristal, el tamaño, el color, los detergentes que se utilicen para limpiar las mismas impactan en la cata de un vino. La mayoría de los restaurantes y bares que no tienen un interés y administración enfocada al vino no utilizan las copas adecuadas, ni las limpian adecuadamente lo cual limita significativamente el disfrute de los vinos.


Frecuentemente nos encontramos con restaurantes o bares sirviendo vinos excelentes en copas para servir agua, muy pequeñas, con sabor a cloro o a jabón. También en ocasiones encontramos que sirven vino en copas de color, o de un cristal tan grueso como el de las botellas de refresco. Aunque existen copas especialmente diseñadas para cada tipo de vino, existen prototipos universales de copas generalmente utilizados por la mayoría de los consumidores.


Las características generales de una copa adecuada son las siguientes:

· El cristal debe ser liso y sin diseños.

· El cristal deberá ser delgado y transparente.

· Deberá ser de un tamaño suficientemente grande para que se pueda meter la nariz en ella para oler el vino.

· Deberá ser de un tamaño adecuado de modo que se pueda mover el vino en ella para que se oxigene sin que se derrame.

· Deberá tener un tallo de un largo adecuado de modo que se pueda sostener la copa por el tallo sin tocar la “taza o caliz”.


Debe saber que en el caso de los vinos blancos por regla general se utiliza una copa más pequeña que la recomendada para los vinos tintos. En el caso de vinos espumosos la copa ideal es la copa tipo flauta (alta y estrecha) la que permite que las burbujas suban hasta el tope de la copa.


Para los vinos tintos es recomendable una copa más grande preferiblemente en forma de tulipán, con una capacidad mínima de diez onzas (preferiblemente de doce a dieciséis onzas) con espacio suficiente para que usted llene una tercera parte de la copa y pueda girar el vino adecuadamente para liberar sus aromas y su bouquet. Evite vasos de cualquier tipo o vasos de plástico, copas de color, con diseños, o muy pequeñas, ya que ninguna de estas le permitirá disfrutar adecuadamente del vino.


Si quiere ver la diferencia que puede hacer la copa en cualquier vino, haga el siguiente ejercicio:

· Compre una botella de su vino favorito y sírvase tres copas recipientes: en una copa plástica, otra en una copa pequeña y otra en una copa de cristal fino, tipo tulipán, de por lo menos doce onzas de capacidad.

· Trate de apreciar el color, aroma y bouquet del vino en cada una de esas copas.

Se dará cuenta que en la copa de cristal fino de doce onzas podrá apreciar mucho mejor el vino, que este sabe mucho mejor, que puede apreciar mucho mejor su aroma y bouquet, y que disfrutará mucho más del vino en la copa de cristal fino. Le recomendamos invertir en copas adecuadas para tomar vino. Estas no deben ser caras, aunque hay copas especializadas con valores de cientos de dólares. Por lo menos invierta en una copa decente para apreciar su vino.