top of page

LEYENDAS SOBRE BARCOS FANTASMAS




El Holandés Errante


La historia del Holandés Errante es una de las más famosas y de las más antiguas fábulas del mar. El mito lleva circulando más de 500 años (aunque probablemente su origen se remonta muchos siglos atrás).


Según cuenta la leyenda,un duro e intrépido marino holandés,debido a su soberbia y constantes desafíos a las fuerzas de la Naturaleza,pacta con el Diablo desencadenando la ira de Dios,por lo que es condenado a vagar eternamente por los océanos,provocando la muerte de todos cuantos ven su nave fantasma.


Así mismo,se dice que el marinero juró de cara a una tormenta,que no daría marcha atrás hasta haber doblado el Cabo de Buena Esperanza,aunque ello le costase llegar al Juicio Final. Se habla también de un terrible crimen cometido a bordo del buque e incluso de una horrible epidemia que afectó a los tripulantes y que no permitió el desembarco de los mismos en ningún puerto,siendo condenados a navegar eternamente.


El más famoso avistamiento del buque fantasma se lo debemos al Rey Jorge V de Gran Bretaña que en 1881,cuando estaba a bordo del H.M.S. Bacchante,escribió en su diario: “El día 11 de julio,a eso de las cuatro de la mañana,el Holandés Errante pasó por delante de nuestras narices. No tengo la menor duda de ello,puesto que el oficial de guardia en el puente de mando también fue consciente de que acabábamos de ver un buque fanstasma. […] Una extraña luz roja que se encontraba en lo alto del mástil,iluminándolo por completo,y el buque estaba tenuemente iluminado por candiles y linternas”.



Mary Celeste


Era un bergantín mercante estadounidense que fue encontrado sin tripulación y navegando a la deriva en el océano Atlántico, frente a las islas Azores, el 5 de diciembre de 1872.


El barco canadiense Dei Gratia lo encontró en malas condiciones, pero en buen estado para navegar, las velas estaban parcialmente desplegadas y faltaban los botes salvavidas.


La última entrada en el cuaderno de bitácora estaba fechada diez días antes. La embarcación había salido de Nueva York con destino a Génova el 7 de noviembre.


Su carga de alcohol industrial estaba intacta y los objetos personales de su capitán Benjamin Briggs y de los 7 tripulantes permanecían en su sitio. Lo que no estaba era el único bote salvavidas del barco.


Nunca se conocieron los detalles de lo ocurrido ni aparecieron los tripulantes



The Lady Lovibond


La leyenda cuenta cómo el capitán de este buque,Simon Peel,decidió embarcarse en él con su nueva esposa para celebrar su reciente matrimonio. Sin embargo,hizo caso omiso a la creencia de que llevar a bordo a una mujer era de mala suerte.


Desgraciadamente,el primer oficial también estaba enamorado de la mujer de Peel así que varó intencionadamente el buque en un banco de arena conocido por los numerosos naufragios que allí se habían sucedido.

Finalmente el buque se hundió,falleciendo todos los allí presentes,pero la leyenda dice que cada 50 años se puede ver al buque flotando por las aguas de Kent



MV JOYITA


MV Joyita realizó un viaje de rutina en dirección a las Islas Fiji solo para reaparecer como un barco fantasma, su tripulación se perdió marchando sin rumbo por los océanos del sur, en manos del navegante que lo adquirió llamado Miller, y de su tripulación. Era un barco de pesca y de transporte de pasajeros. El 3 de octubre de 1955 la embarcación zarparía desde Apia, capital de Samoa. Se trataba de una travesía de rutina y se esperaba que llegaran a su destino el 5 de octubre, sin embargo, el día llegó y no había rastro en las islas del barco. El MV Joyita se construyó en 1931 por el famoso director de cine Roland West y bautizado por el nombre de su esposa, Jewel Carmenville. Medía 21 metros de longitud y debido a su estructura de madera resistente y de alta calidad se suponía que jamás podría hundirse, sin importar el daño que sufriera el casco.


El 10 de noviembre de 1955, el capitán del navío mercante Tuvalu detectó la embarcación perdida cerca de las costas de la isla de Vanua Levu, a casi 1000 kilómetros de su destino. Pronto descubrieron que la tripulación había desaparecido y el Joyita se encontraba a la deriva, sin ningún piloto a bordo. No solo faltaban los pasajeros, sino que las 4 toneladas de cargamento y los botes salvavidas también habían desaparecido.


Cuando encontraron el barco las luces seguían encendidas, los equipos de posicionamiento habían desaparecido, la radio funcionaba perfectamente y, no había señal de que hubieran enviado un mensaje de ayuda, Jamás se volvió a encontrar rastro de Miller ni de ninguno de los tripulantes de la nave. El misterio del Joyita es tan grande hoy como hace 60 años, nadie sabe qué sucedió aquellas noches de octubre que llevase al abandono del barco



Octavius


En 1775,el Octavius,un buque mercantil que volvía de China,fue encontrado supuestamente a la deriva en la costa de Groenlandia por el buque ballenero Herald. La tripulación del mismo estaba muerta y sus cuerpos totalmente congelados.


El cuerpo del capitán del Octavius aún estaba en la mesa de su cabina con la pluma en la mano y su cuaderno de bitácoras frente a él. Cuando el capitán del Herald regresó a su barco,notó que al diario le faltaban todas las páginas del libro menos la primera y última. Supuestamente,el marinero encargado de llevarla,había dejado caer el resto en el mar. En la primera hoja del diario de viaje,el capitán del Octavius escribía: «Hasta ahora hemos estado atrapados en el hielo por 17 días. Nuestra posición aproximada es Longitud 160 O,Latitud 75 N.


El fuego finalmente se extinguió ayer y el maestre ha estado tratando de encenderlo otra vez pero sin mucho éxito. Le ha dado la piedra a uno de los marinos. El hijo del maestre murió esta mañana y su esposa dice que ya no siente el frío. El resto de nosotros no siente lo mismo en esta agonía.»



El Baychimo


El Baychimo era un barco de vapor propiedad de la compañía Hudson Bay y zarpó por primera vez a principios de 1920. Era usado para el intercambio de pieles con los Inuits en el norte de Canadá hasta que en 1931 quedó atrapado entre masas de hielo en Alaska.


Ante varios intentos fallidos de liberar al Baychimo, la tripulación fue evacuada por aire y tras una ventisca que rompió el hielo, el barco quedó liberado pero fue abandonado a su suerte debido a que quedó muy dañado. Hudson Bay asumió que no sobreviviría al invierno pero asombrosamente permaneció a flote y a la deriva en aguas de Alaska por 38 años.


El Baychimo se convirtió rápidamente en una leyenda local y frecuentemente era avistado cerca del hielo por eskimales y otros navíos. Fue visto por última vez en 1969 y desde entonces no ha sido visto, asumiéndose ahora sí que en efecto alguna tormenta lo hundió.



OURANG MEDAN


Según la historia, alrededor de junio de 1947 dos buques estadounidenses que navegan el Estrecho de Malaca, el Ciudad de Baltimore y el Río de la Plata, entre otros, recibieron los mensajes de socorro de un barco mercante neerlandés Ourang Medan. Un operador de radio a bordo del barco con problemas, envió el siguiente mensaje de código Morse: «Todos los oficiales, incluyendo el capitán, están muertos. Posiblemente, la tripulación este muerta también». Esto fue seguido por un código Morse indescifrable, y un mensaje macabro final: «… Estoy muriendo». Luego, el silencio absoluto.


Tiempo después, un equipo especial de militares y científicos, cuando llegaron comprobaron que el barco estaba en muy buen estado pero fue encontrado cubierto de cadáveres incluyendo el cadáver de un perro, los brazos extendidos hacia el sol, sin sobrevivientes y sin signos visibles de lesiones en los cadáveres. Cuando intentaron remolcar la nave a la costa, se inició un incendio que luego hizo estallar toda la carga del buque, forzando a los grupos de abordaje evacuar el carguero neerlandés, lo que impide cualquier otra investigación. Poco después, el Ourang Medan estalló y se hundió, dejando que los investigadores no pudieran conseguir nada concreto de la muerte de los tripulantes.


Se especula que la tripulación podría haber sido atacada por los ovnis o fuerzas paranormales antes de sus muertes. Según informes, las expresiones de terror en los rostros de los difuntos, y los rumores de que algunos de los muertos estaban «señalando» hacia un enemigo desconocido, estos son solo algunas de las evidencias en las que se basan los investigadores



SS VALENCIA


El Valencia no era un barco muy querido entre los pasajeros de la costa del Pacífico. Considerado muy pequeño le hizo ser clasificado como un barco de segunda clase.


En enero de 1906, sin embargo, fue desviado temporalmente a la ruta de San Francisco-Seattle para hacerse cargo de la ciudad de SS de Puebla, que fue sometido a reparaciones. El tiempo en San Francisco era claro, y el Valencia se puso en marcha el 20 de enero a las 11:20 Al pasar por el Cabo Mendocino en las primeras horas de la mañana del 21 de enero, el tiempo dio un giro para peor. La visibilidad era baja y un fuerte viento comenzó a soplar desde el sureste, el barco se perdió a la entrada del estrecho de Juan de Fuca. Poco antes de la medianoche el 22 de enero, el Valencia golpeó un arrecife cerca del punto de Pachena, en la costa suroeste de la isla de Vancouver, con nueve oficiales, 56 miembros de la tripulación y por lo menos 108 pasajeros a bordo. Miembros de la tripulación informaron de una gran herida en el casco en el que el agua se vertía rápidamente. La escena en el naufragio era horrible, como lo cuenta uno de los pocos sobrevivientes, el Jefe de Carga Clerk Frank Lehn relató:


Los gritos de las mujeres y los niños se mezclaban en un coro horrible con los gritos del viento, el guión de la lluvia, y el rugido de las olas. A medida que los pasajeros se precipitaban en la cubierta cuando eran llevados en manojos por las enormes olas que eran tan altas como las cabeceras de la nave. El barco comenzó a romperse casi a la vez y las mujeres y los niños se anclaban por encima a los aparejos para evitar el alcance del mar. Fue un espectáculo lamentable.


La investigación se desarrolló entre 14 feb. Hasta 1 marzo., 1906, y el informe final se publicó el 14 de abril de 1906. Los informes acordados como las causas fueron: la catástrofe, los errores de navegación y el mal tiempo. 181 personas perdieron la vida.



Caleuche


Va uno tranquilo en cubierta, observando el cielo nocturno extenderse amable por los horizontes. Puede que hasta disfrutando de una suave brisa, del salitre formando una película en tu piel, y del indistinguible silencio que corteja la navegación. Quizá no hayas bebido ni una copa. Y la sorpresa sea mayor. En la distancia se escuchan ecos de juerga, de una bastante desmedida. Una bruma recorre la palpitante superficie de las aguas y parece que ha venido para quedarse. Entre los jirones platinados se distinguen luces vibrantes que se aproximan. El barullo es más nítido por momentos. Se distinguen risas, música de cuerda, mucha alegría de vivir. Sientes el irremediable impulso de unirte a la fiesta. La última que vivirás, para siempre.


Así se las gastaría el barco maldito que más avistamientos ha reportado en aguas sudamericanas. El mar de Chiloé es el hogar del Caleuche, el navío de la gente transformada, el barco de los brujos, el barco fantasma que ocupa un espacio privilegiado en la mitología chilena.


A ver, tampoco parece tan funesta condena. Hasta que piensas que todas las noches que vivirás ya las has vivido, todas las caras que conocerás ya están muertas y putrefactas y, no es un detalle menor, que destilar bebida a bordo es un arte que dudamos lleguen a dominar unos espectros que se han especializado en aterrorizar pescadores. Podría ser un buen trato para algunos, pues el Caleuche recoge los cadáveres de los ahogados para alistarlos en su tripulación, pero si estas vivo y no has sido invitado a la fiesta, el encuentro con el navío en cuestión acabará, con suerte, con tu rostro desfigurado.


Lo más encantador de su historia es que sirve de justificación para explicar las rápidas fortunas de algunos marinos, a los que se acusa de haber pactado con sus espíritus, cediendo sus mansiones para fiestas particulares de oscura finalidad, y otros contubernios similares. Está tan arraigada está creencia que cuando el megaterromoto de Valdivia, el más brutal que ha registrado la humanidad, asoló Chile en 1960, los pocos vecinos que conservaron sus casas intactas fueron acusados de practicar estos pactos con los demonios del Caeluche.


Su larga tradición oral hace difícil distinguir el origen de su leyenda, probablemente surgida en la época colonial de las Américas, muy relacionada con la búsqueda de la Ciudad de los Césares, la ciudad eterna, colmada de oro y riquezas, enclavada entre las montañas andinas, buscada por castellanos y conquistadores como el ilustre Diego de Almagro.



The Rime of the Ancient Mariner


The Rime of the Ancient Mariner es un poema escrito por el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge que narra la fantástica historia de un marinero que lleva su barco hacia el sur,llegando cerca de las costas de la Antártida.


Es ahí cuando la tripulación divisa un albatros,símbolo de buena suerte,pero sin razón alguna el marinero dispara al ave y los tripulantes culpan al marino de un futuro desastre. Navegando a la deriva y sufriendo la escasez de agua,la tripulación vuelve su ira contra el marino,castigándole a colgar el ave en su cuello.


Con el transcurso del tiempo,el barco tiene un encuentro fantasmal con la muerte y la “muerte en vida” siendo la “muerte en vida” quien se hace con el alma del marinero.

El castigo de ver a la tripulación perder la vida,hace que el marino cambie de actitud y bendiga a las criaturas del mar. Es allí donde el ave que colgaba de su cuello cae,librándolo de la maldición.

Como curiosidad,remarcar que el poema ha sido versionado por la banda británica de heavy metal Iron Maiden.



Jenny


Jenny fue una goleta inglesa que fue encontrada por la tripulación del buque Hope surgiendo entre el hielo. Cuando los tripulantes vieron la embarcación pensaron que se encontraban ante el Holandés Errante pero el capitán consultó el cuaderno de bitácora y comprobó que el barco era la goleta inglesa Jenny,que había recalado por última vez en el puerto peruano de Lima.


La aparición espantó a la tripulación,que vio a siete hombres de pie,en la cubierta,envueltos en una capa de hielo como si se trataran de estatuas de piedra.


Cuando recuperaron el diario de viaje del capitán,vieron que el último comentario estaba fechado el 4 de mayo de 1823 y decía: “Llevamos 71 días sin comida. Soy el único que queda con vida”




Deméter


La Deméter,embarcación conocida como la Goleta de la Muerte,conduce al Conde Drácula desde el puerto de Varna,hasta el puerto de Withby en Inglaterra. La travesía de la embarcación se inicia con una tripulación de veinte hombres y termina sin un ser vivo a bordo.


Conducida a ciegas durante un número indeterminado de días,a través de una densa neblina y un tormentoso oleaje inesperado,la nave deambula por los mares como mudo testigo de las atrocidades del Conde en su viaje invasor.


La bitácora del capitán,hallada junto a su cadáver amarrado al timón,es “el guión aterrador de un operativo de exterminio siniestro en altamar que avanza sigilosa y prepotente ante la completa vulnerabilidad de los rudos marinos de la Deméter”.

Drácula es quizá el libro más cinematográfico de nuestra historia. Su publicación apareció justo con el nacimiento del cine,a fines del siglo XIX; y veinticinco años después de su primera edición,la novela de Bram Stocker fue llevada a la gran pantalla por el cineasta F.W. Murnau con su película Nosferatu en 1922.



Antonio Gaza


El Antonio Gaza se hizo famoso por la película de Ghost Ship. Fue un fabuloso trasatlántico construido en Italia en 1954 que desapareció en el océano el 21 de mayo de 1962 sin dejar rastro. Ni restos del naufragio,ni señal de socorro. Nada.


Desde entonces,cientos de capitanes lo han buscado con la esperanza de que no se hubiese hundido. Cuando no parecía que pudiese ser encontrado,un remolcador lo halló en el Estrecho de Bering. Toda la tripulación había fallecido con excepción de una mujer,la cual quedó encargada de hacer volar al buque para que las almas que perecieron durante el ataque que sufrió el barco el día de su desaparición pudiesen subir al cielo.


Finalmente,el trasatlántico termina hundiéndose en el Ártico.

Para la realización de la película,se tuvo que construir un buque real que se basó en el italiano Andrea Doria,incluso tiene el mismo perfil y los mismos planos. Éste último,de 212 metros de eslora,una manga de 27metros y un calado de 9,5 metros,se hundió frente a las costas de Nantucket.



Comments


bottom of page