top of page

¿Los productos verdes venderán más?



Con un sector de consumo más comprometido en la actualidad… ¿los productos verdes venderán más? Te compartimos la respuesta y los detalles.


Recientemente, datos del Euromonitor Internacional —empresa de investigación de mercado— revelaron que en el 2021, el 35% de los consumidores globales buscó reducir activamente sus emisiones de carbono. Esto es de relevancia, ya que su preocupación por contribuir a aminorar el impacto ambiental impulsará a que las empresas formulen nuevas estrategias comerciales.


Y algo es un hecho: la revolución de cómo y por qué las personas elegirán a unas marcas en vez de otras se inclinará hacia aquellas corporaciones que instauren valores ecoambientales sólidos, y que ofrezcan transparencia en sus procesos de fabricación, así como en el impacto que tienen sus artículos para el planeta.


Lo que buscarán los consumidores


Tras la pandemia derivada de COVID-19, ha emergido una nueva forma en la que se entiende la relación del consumidor con el medio ambiente: hoy más que compradores, se está frente adquisidores de insumos con valor.


Según lo destaca Sustainable Brands, en Estados Unidos el 45% de los consumidores piensa que el cambio climático en un problema serio, en tanto el 75% de los Millennials ha hecho modificaciones en sus hábitos de compra teniendo en cuenta lo anterior.


Debido a esto, aumentará el consumo responsable, el cual se refiere a que las personas ejercerán su poder de demanda de manera consciente preocupándose por el presente y el futuro de su generación y de las venideras, por ende los productos verdes venderán más.


Los productos verdes venderán más: ¿cómo identificarlos?


Un producto verde es un producto sostenible diseñado para minimizar sus impactos ambientales durante todo su ciclo de vida e incluso después de que no se utiliza.


Este tipo de productos tienen dos objetivos claves: «reducir el desperdicio y maximizar la eficiencia de los recursos», por lo que están enfocados en ser sostenibles y en proteger al medio ambiente. De acuerdo con el portal Feedough, este tipo de productos cuenta con ciertas características:

  • En caso de ser comestibles, ser cultivados sin el uso de químicos tóxicos y con higiene.

  • Ser reciclables, reutilizables y biodegradables.

  • Son empaquetados en materiales ecológicos.

  • Son ecoeficientes, es decir, que emplean la menor cantidad de recursos.

  • Tener una huella plástica reducida o nula.

  • Poseer una huella de carbono pequeña o inexistente.

Este último punto será un factor decisivo a la hora de la elección por parte de los usuarios que están más involucrados con reducir su propia huella de carbono y que lo harán comprando productos que les ofrezcan este diferenciador.


La huella de carbono en los productos


Como lo explica The Nature Conservancy, la huella de carbono representa la cantidad de «gases de efecto invernadero (incluidos el dióxido de carbono y el metano) que generan nuestras acciones», es decir, desde cómo vivimos hasta lo que comemos tiene un repercusión y una emisión.


Por lo tanto, un sello de la cantidad de carbono muestra todas las emisiones directas, por ejemplo, las provocados por la combustión y empleo de combustibles fósiles en la fabricación y el transporte; y las indirectas como la electricidad empleada en los servicios.


A nivel mundial, la huella de carbono promedio de una persona está cerca de las 4 toneladas. The Nature Conservancy.

La misma organización indica que reducir a 2 toneladas de emisión GEI podría ayudar a bajar el calentamiento del planeta, por lo que las pequeñas acciones como elegir comer menos carne o usar menos vuelos serán parte de esta transición.


Futuro comprometido: Etiquetado CO2


Ya sea en una gran compañía o en un proyecto minorista, los productos pueden llevar información sobre el CO2 que implicó su elaboración. De acuerdo con Carbon Trust , estos son algunos ejemplos:


  • CO2 medido: Significa que la huella de carbono ha sido medida y certificada.

  • Reduciendo CO2: Conlleva el compromiso de la empresa por la reducción gradual del CO2 en el producto.

  • Reduciendo CO2 en el envase: Indica que existe una reducción y un proceso de disminución gradual en la huella del envase del artículo.

  • Neutro en carbono: Certifica que el producto está logrando reducir sus emisiones de forma continua, incluyendo compensaciones.

  • Envase neutro en carbono: Señala que el envase va reduciendo año con año su huella, compensando cualquier emisión pendiente.

  • CO2 más bajo: Muestra que el producto tiene una menor repercusión carbónica que sus similares.

  • Electricidad 100 % renovable: Indica que el producto energético es 100 % renovable y tiene un factor de emisión cero.


3 puntos importantes para las empresas sobre los productos verdes


Grandes empresas como Unilever y Pepsico ya han tomado decisiones para etiquetar los niveles de carbono en sus productos, sin embargo, para muchas la inversión que requiere el poner esta evaluación puede resultar un reto que prefirieren evadir.


Para facilitar dicho proceso, actualmente existen softwares que apoyan a las compañías en el proceso de diagnosticar la cantidad de GEI: HowGood, GaBi y SimaPro son algunos de ellos.



Te compartimos algunos puntos clave para entender por qué los productos verdes se venderán más:

1. Aumenta la probabilidad de compra

El estudio Consumers’ attitudes on carbon footprint labelling: Results of the SUSDIET project, hecho por EconStor, en el cual se entrevistaron a consumidores de países de la Unión Europea, asegura que el 55.% de los participantes dijo que acostumbra comprar productos verdes.

El aplicar señalamientos sobre la huella de carbono aumenta la probabilidad de compra, sobre todo al combinarse con precios accesibles.

2. Mensajes claros

Para conseguir que más compradores se acerquen e identifiquen los esfuerzos del etiquetado verde (y elijan un producto en vez de otro), se requerirá que este sea claro y visible, y a la vez que signifique algo para ellos.


Un sistema de semáforo podría contribuir a que la información de cuánto impactan lo que compran, además, sería una gran opción que demostraría el compromiso de los proveedores por brindar insumos respetuosos con el medio ambiente.

3. Menos CO2, más ventas

En México, reportan datos del Global Consumer Insights Survey de PwC, el 35% de los encuestados asegura que su confianza en una marca nace de si han tomado medidas para aminorar su impacto climático y si aporta algo a la comunidad.


También hay que considerar que los habitantes de EE.UU. (nuestro principal socio comercial), también están buscando disminuir su huella de carbono, por lo que las compañías mexicanas tendrán más oportunidad si comienzan a etiquetar sus productos.



Con consumidores más activos e informados, el implementar las cifras GEI es una nueva forma de atraer decisiones de compra y lealtad a la marca. ¿Están listas las empresas para apostar por ello?

Comments


bottom of page