top of page

El silencio del Francmasón: ¿qué es?



El silencio del Francmasón: ¿qué es?


En primer lugar, debemos distinguir el silencio exterior (la ausencia de expresar palabras) del silencio interior (la anulación de los pensamientos).


La regla impuesta al Francmasón en Logia consiste, por supuesto, en una prohibición de hablar a menos que sea absolutamente necesario, pero también pretende mostrarle el camino hacia el silencio interior. En Logia ningún francmasón puede hablar si no le es concedida el uso de la palabra, en algún sentido , el parloteo que mantenemos en la mente debería también ser ordenado de alguna forma similar, esto es, uno de los yoes no debería hablar a no ser si el Yo Superior no le concede el uso de la palabra.


De esto que escribo de detener la Charla interna y por tanto estar en silencio , no es nada nuevo, ya los Vedas hablan de ello, y de forma directa se habla de parar la charla interna en el Bhagavad-gita, y el los 12 trabajos de Hércules también de detener la charla interna , esto ejemplificado en las ruidosas Aves del Estínfalo.


En el Libro de la Ley la Santa biblia no encontramos , nada sobre el silencio interior, al menos no de forma directa, y eso para mí no deja de sorprenderme, como tampoco habla del Reino Interior .


Pero ¿Qué es el silencio interior? Son cuando los pensamiento desaparecen , mientras que la charla interior son eso pensamientos los que aparecen la mayor parte de las veces inconexos , repetitivos y la mayoría dañinos. La persona promedio ve miles de ideas espontáneas formándose en su cerebro todos los días, eso lo vemos tan normal .


Son recuerdos de situaciones de la vida real, problemas que resolver, preocupaciones , cosas que hacer o no olvidar, arrepentimientos, ansiedades, aprensiones o creencias que se perpetúan en sí mismas. El más del 95% de los seres humanos padecemos de esta grave enfermedad de la charla mental incontrolada, ya en menor o en menor medida, pero lo vemos tan normal que no nos percatamos de lo grave que resulta. El ritualizar en Logia Masónica parece ser una de las formas de desarrollar un dominio sobre la charla mental incontrolada, ya que es un guía de la atención hacia un enfoque colectivo; la mente se serena y comienza a encausarse al menos por unas horas.


Hay un sencillo test para que usted se dé cuenta de que tan grave usted está enfermo de Charla Interna o Parloteo mental: tome un reloj con segundero o bien su teléfono celular tiene un cronometro y vea cuantos pensamientos le cruzan la mente en un minuto , no trate de detener los pensamientos que saltan en su mente solamente obsérvelos; son preocupaciones, ideas , amores , cosas en forma de imágenes, morbosidades , incluso insultos a mí porque escribí esto y escuchara todo ruido mental de todo tipo .


Sin duda el cerebro humano es uno de los grandes prodigios del Universo , algo diseñado por Dios “El Gran Arquitecto del Universo”, solamente hay que saber controlar este cerebro máquina de pensamientos.

Así es nuestra prolífica actividad mental es difícil de controlar. Nos mantiene en un mundo ilusorio, limita nuestro pensamiento y, en última instancia, nos aleja de nosotros mismos y de la Luz de la Verdad. Pero si supiéramos bien controlar esta máquina de pensamientos les aseguro que todo esto sería más placentero que el Edén o Paraíso terrenal descrito por la Biblia, entendamos Todo es Mente .


La ceremonia de iniciación está marcada por el silencio:


En la sala de pasos perdidos , el neófito o profano debe permanecer en silencio. Lo lleva a una reflexión lenta, tranquila, muy meditativa. Se le pide que se entregue a sí mismo para poner por escrito sus últimos deseos.


Frente a él, los objetos evocan el silencio y la muerte, como una naturaleza muerta (“ Acabar con Vanidad”),


Luego realiza sus viajes iniciáticos en un ambiente ruidoso, pero el profano está calmando, todo esto le provoca un shock mental que hace que su cerebro no produzca ese parloteo. El último viaje es tranquilo. El significado es que si uno persevera resueltamente en la Virtud, la vida se vuelve tranquila y pacífica.


Así, el ruido simboliza las pasiones que agitan al hombre. El silencio es por el contrario un espacio de meditación y serenidad . Representa el potencial de Luz que el nuevo iniciado lleva dentro de él.

Silencio: un camino hacia el otro.


De manera más general, el silencio le permite concentrarse en el habla del otro, en lugar de concentrarse en expresar su propio pensamiento. Esta escucha promueve la apertura y el enriquecimiento mutuo.


Ya no se trata, como en el mundo secular, de afirmar, de imponer, de indignarse, de argumentar, sino por el contrario de dejar ir, de dar cabida a la diferencia. Esta es la idea que hay que entender antes de juzgar.


Diariamente, lamentablemente tendemos a juzgar todo para bien o para mal. Estamos convencidos de que tenemos razón y somos rápidos en ofendernos o denunciar comportamientos que nos parecen inapropiados o anormales.


Sin embargo, lo bueno y lo malo son nociones relativas: lo que es bueno para mí puede ser malo para otro. En realidad, todo el mundo tiene buenas razones para pensar y actuar como lo hace. Y es precisamente la negativa a comprender al otro lo que conduce al conflicto y la infelicidad.


La tolerancia no es una debilidad, sino un reconocimiento de que parte de la verdad se nos escapa. Porque ignoramos la mayoría de las causas de los fenómenos que nos rodean.


Como tal, el silencio del Francmasón nos invita a dar un paso atrás y a multiplicar los ángulos de visión. Esta postura conduce directamente a la fraternidad y la paz, tanto exterior como interior.


El silencio un camino hacia uno mismo.

Como hemos visto, existe un silencio horizontal, que favorece la escucha del otro. También hay un silencio vertical, que favorece el descenso en sí mismo.


Si quieres escuchar en ti la palabra eterna, misteriosa y confidencial que se te dice en un susurro secreto, en lo más íntimo de tu alma, es necesario que en ti y en tu alrededor se apacigüe cualquier tormenta.


El silencio del francmasón es ante todo un viaje íntimo. Es un camino de liberación, que también evoca la plomada (la perpendicular es el “camino recto” que invita a sumergirse en uno mismo).


El silencio primero te permite mirarte a ti mismo pensar para identificar todas las interferencias que obstaculizan la pureza del espíritu. Porque nuestros pensamientos y nuestras palabras están por definición condicionados, velados.


La Charla Interna o parloteo mental nace de Influencias externas, De la educación recibida, del patrimonio cultural, de predisposiciones genéticas o psicológicas, de la experiencia e historia personal, o las condiciones de vida ...


Se trata, por tanto, de tomar conciencia de las influencias que marcan quiénes somos en un momento dado: es el autoconocimiento.


Es entonces cuando el aprendiz de masón pueda comenzar a cortar su piedra, para eliminar los elementos que se interponen en el camino. Purificará su ego , aclarará sus pensamientos, rectificará sus opiniones.


El silencio del francmasón : hacia la palabra justa.


Como hemos visto, el silencio del francmasón es lo que lo protege, lo aleja de sí mismo y del mundo, abriéndole el camino al conocimiento. A través de la observación y la imitación, el iniciado aprende, crece, reenfoca y poco a poco descubre la realidad.


Paradójicamente, el silencio es la herramienta que permite una nueva presencia en el mundo. Conduce a la aceptación y quizás a la contemplación.


Por otro lado, el silencio llevará al Francmasón a practicar el habla correcta.

La palabra correcta del masón es una palabra es:


Justa , desapasionada, razonable, tolerante, sin perjuicio, fraternal, consoladora, que te permite abrirte a la trascendencia.


El habla correcta nunca se adquiere sin ejercicio . Requiere un esfuerzo. A menudo es esquiva. Evoca la búsqueda en sí la palabra perdida ...


Para ir más lejos : solamente en el silencio nos encontramos a nosotros mismos y a Dios El Gran Arquitecto del Universo


Comments


bottom of page