top of page

Tartamudeo, o cuando las palabras no fluyen


Repiten s铆labas o sonidos. Para los tartamudos llamar por tel茅fono o pedir informaci贸n, puede ser un gran problema. La tartamudez no se puede curar, pero mejorar con terapias.


"Siempre lo comparo con alguien que escucha la radio de un autom贸vil y no tiene una buena recepci贸n. Hay un poco de ruido, pero es suficiente para entender las noticias. Pero si ocurre otro incidente, hay un puente o una calle estrecha, entonces desaparece la conexi贸n", as铆 explica Martin Sommer, de la Universidad de Gotinga, el fen贸meno de la tartamudez. Precisamente, este m茅dico sabe de lo que est谩 hablando, porque es tartamudo, lo que lo convierte en una de las aproximadamente 800.000 personas en Alemania con este trastorno de la comunicaci贸n, alrededor del uno por ciento de la poblaci贸n total. Es la misma proporci贸n en todos los pa铆ses, seg煤n el neur贸logo de Gotinga.


Entre los tres y seis a帽os comienza la tartamudez. El pron贸stico es en general favorable: del 60 al 80 por ciento de estos ni帽os deja de tartamudear con el tiempo; otros tienen que aprender a vivir con ello, porque no se puede curar. A los hombres les afecta m谩s: un 80 por ciento.


Interrupci贸n del flujo de palabras


Los t铆picos s铆ntomas de la tartamudez son las repeticiones frecuentes de sonidos, s铆labas simples o palabras completas. A veces, los 贸rganos que intervienen en el habla est谩n completamente bloqueados: no puede salir ning煤n sonido hacia el exterior, a pesar de que el tartamudo sabe exactamente lo que quiere decir.


Muchas personas afectadas con este trastorno sufren problemas de salud mental y se a铆slan. Muchos tambi茅n intentan evitar ciertas palabras o situaciones cotidianas.


Estudios y teor铆as


En la actualidad, se sigue investigando c贸mo se produce la tartamudez, qu茅 trastornos y mecanismos lo ocasionan. Desde hace 15 a帽os, se usan incluso t茅cnicas de imagen para estudiarla, como las resonancias magn茅ticas, tomograf铆as, etc. As铆 se puede registrar la estructura cerebral y c贸mo funciona el cerebro de los tartamudos.


Seg煤n Sommer, las investigaciones con t茅cnicas de imagen "demuestran que en el hemisferio cerebral izquierdo, hay trastornos sutiles del cerebro. En otras palabras, "parece haber un problema en el lado izquierdo, y sabemos que afecta a las regiones responsables del habla y tambi茅n a las las redes fibrosas que conectan dichas regiones", a帽ade.


Las c茅lulas grises existen, pero las conexiones entre ellas est谩n perturbadas o son m谩s susceptibles a la interferencia que en las personas que no tartamudean. Esto complica el funcionamientos preciso de muchos m煤sculos necesarios para hablar de manera fluida.


En los tartamudos, una parte del cerebro trata de compensar los d茅ficits de la otra mitad. "Sabemos que el canto tiene sobre todo lugar en el hemisferio derecho, y los tartamudos lo hacen sin problemas", dice Sommer. Pero tienen problemas al hablar. De dicho proceso se encarga el lado izquierdo. Hay varias terapias con la que se puede mejorar dicho trastorno, como la modelaci贸n de la fluidez del habla o la modificaci贸n del tartamudeo.


La gen茅tica tambi茅n es crucial


La tartamudez podr铆a tener causas neurol贸gicas o sicol贸gicas, porque la mayor铆a de los trastornos empeoran si el afectado siente presi贸n. Adem谩s, la gen茅tica juega un papel importante. Seg煤n los estudios, esto podr铆a aplicarse a hasta tres cuartas partes de los tartamudos. En algunas familias, ocurre con frecuencia.


Este es tambi茅n el caso del doctor en medicina Reiner Nonnenberg. Su abuelo tartamude贸, su padre, 茅l y su hijo, tambi茅n. Durante la conversaci贸n, hace pausas involuntarias m谩s largas en las que lucha buscando conceptos y repitiendo sonidos. Puede tardar segundos hasta que pronuncia una palabra.


Nunca recibi贸 tratamiento con un logopeda, no era com煤n cuando era ni帽o. Ha sufrido durante toda su vida por ser tartamudo: "El hecho de que todav铆a estoy en proceso de autoayuda, muestra que estoy trabajando constantemente para lograr un estado con el que estar satisfecho. Tengo fases en las que hablo con fluidez y luego, muy mal", afirma.


Hay tartamudos famosos: el actor Bruce Willis, la actriz Marilyn Monroe, el escritor brit谩nico George Bernard Shaw, el investigador Isaac Newton e incluso el erudito griego Arist贸teles.


Reiner Nonnenberg participa regularmente en las reuniones semanales en un grupo de autoayuda para tartamudos en Colonia, "Stutterer Selbsthilfe K枚ln". Desde su fundaci贸n en 1974, el club tiene un objetivo principal: "Queremos aprender a tener una relaci贸n franca y de autoestima con nuestro tartamudez y as铆 permitirnos hablar con m谩s fluidez", seg煤n el folleto informativo de dicha asociaci贸n. Parte de la oferta de ese grupo es hablar por tel茅fono, leer en voz alta en grupo, es decir, enfrentarse a situaciones cotidianas que para el resto del mundo, no suelen ser dif铆ciles.




bottom of page