• Psic. Ade Reyes Herrera

LOS NIÑOS, LOS ANIMALES Y SUS BENEFICIOS



HABLANDO DE SALUD...


Hoy por hoy los seres humanos nos hemos sentido más conectados, más conscientes con la vida; estamos en un proceso de despertar con la naturaleza, el medio ambiente, los animales, entonces hay iniciativas y las apoyamos y firmamos en internet; pero nuestra labor no se debe quedar ahí; es importante que nosotros como padres les enseñemos a nuestros hijos a convivir, compartir y y amar a los animales.


Y si no estamos convencidos, hay muy buenas razones que nos pueden ayudar a tomar la decisión de tener una mascota; Dieter Krowatschek, tiene un libro llamado “Los niños necesitan animales de compañía” y nos habla de la importancia de las mascotas en la vida de nuestros pequeños.


Los animales, específicamente los perros actúan como compañía cuando los seres humanos están solos, son los compañeros que nos ayudan a sentirnos alegres, pasivos, tranquilos, con ellos podemos jugar, reír, ver una película; no cabe duda que son los mejores compañeros para los seres humanos. Los niños o adolescentes llegan a una etapa en que creen que los padres no los entienden, entonces si tienen una mascota (perro o gato) éste los ayudará a neutralizar las emociones y se sentirse protegidos y acompañados.


Alguna vez escuche; “regálale un perro, este le ayudará a tener un compromiso en la vida”, es cierto este comentario, pero no se lo vamos a regalar a los tres años y dejar que ellos se encarguen de todo lo de la mascota, porque entonces les enviaremos un doble mensaje sobre el compromiso y el amor hacía los animales; entonces regalemos un perro, pero no un compromiso, sino una compañía, en la cual nuestros hijos se sientan queridos y acompañados y entonces lo demás vendrá por añadidura (las obligaciones con la mascota).


Entonces cuando nosotros les mostramos a nuestros hijos o a otros niños que aceptamos, valoramos y amamos a los animales, les estamos abriendo una ventana hacía la tolerancia y el amor por los demás seres vivos, ellos aprenderán a respetar, a cuidar y a proteger a todos los seres vivos aunque no sean humanos; de modo que a temprana edad aprenden a ser responsables y alimentarán sanamente su autoestima.


Dieter en el mismo libro menciona; un niño debe tener dos cosas en la infancia: un perro y una mamá que lo deje tener un perro; porque de nada sirve que tengamos un perro si este vive en la azotea o nunca ser relaciona con los niños, recordemos que todo lo anterior se forma, se crea con la convivencia del día a día.


Entonces recordemos que si queremos darle algo al mundo, démosle hijos amados, que se acepten y se amen y que mejor, que amen y acepten a la naturaleza y los animales, en ese momento escribiremos otra historia. Enseñemos lo valioso de la vida, ya que seguramente aprenderemos mucho más de lo poco que sabemos.