La voz es el instrumento más delicado en la música: Almaguer Villalobos


• El barítono mexicano afirma que el cantante de ópera no deja nunca de aprender.


Talento e inteligencia, son las cualidades que el barítono Carlos Almaguer Villalobos ha encontrado en los alumnos de Licenciatura en Música de la Facultad Popular de Bellas Artes de la Casa de Hidalgo, durante las sesiones de asesoría que ha realizado esta semana.


La voz es sin duda el instrumento más delicado en la música, afirmó en entrevista el barítono, quien cuenta con una larga carrera en España y otros países de Europa. La persona que quiera dedicarse al canto profesional, necesita saber guiarse por tutores capacitados que le ayuden a desarrollar su técnica para cuidar su voz, externó.


Reconoció que ser cantante de ópera requiere de dotes naturales en cada individuo, mismas que pueden irse desarrollando a lo largo de toda la vida, “ni el más destacado profesional de la ópera deja de asesorarse y tener práctica con tutores de renombre, siempre hay detalles qué mejorar y algo qué aprender”.


Dijo sentirse muy honrado de poder compartir su conocimiento en el canto con alumnos de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, no sólo por lo que representa como institución educativa, sino porque existe un gusto por compartir en el mundo artístico, encauzar a los cantantes jóvenes, mejorar su dicción y entonación, labor en la que se siente cómodo y realiza a menudo cuando no se encuentra en el escenario.


A invitación del titular del Taller de Canto en la FPBA, Salvador Ginori Lozano, Carlos Almaguer Villalobos habló de la valía de su propia experiencia en el mundo de la ópera, el cual inició en España bajo la tutoría del barítono español Vicente Sardinero y al tenor italiano Caro Vergonzi, con quienes tuvo una relación frecuente a lo largo de toda su carrera artística y a quienes agradece los conocimientos compartidos y el perfeccionamiento de su voz.


Narró que pese a no contar con recursos económicos “llegué a España con cien pesos en la bolsa”, logró encontrar espacios para ser escuchado y reconocido como un joven con un gran potencial para la ópera y fue encontrando tutores que le enseñaron a desarrollar la voz”.


Un cantante de ópera tiene que trabajar mucho para lograr destacar, trabajo que implica estudio, tenacidad, horas de ensayo, cuidar su voz, aprender el idioma italiano, escuela de ópera que para él es la mejor, tener dicción, dotes teatrales, es un reto para toda la vida, definió Almaguer.


Ya en sesión de asesoría con los alumnos de ópera, les recordó que el ser un gran cantante y desarrollar una gran personalidad en el escenario, no debe hacer a nadie perder la humildad, ya que muchos intérpretes famosos creen que han adquirido la personalidad de lo que interpretan en el escenario.


Invitó a los nicolaitas a desarrollarse sin timidez en el escenario, pero no olvidar que fuera de él, siguen siendo personas iguales a las otras y que el don que han recibido al tener una voz extraordinaria, siempre será motivo de compartir con los demás, con los deseosos de aprender y disfrutar de la ópera.


No busquen tutores jóvenes, que apenas van desarrollando sus capacidades -advirtió- encuentren personas que tengan ya cierta trayectoria, porque en ocasiones un maestro sin experiencia puede arruinar una voz.


A lo largo de este martes, con gran jovialidad e interés, el barítono mexicano asesoró a una decena de estudiantes nicolaitas de manera individual, para coadyuvar a una mejor dicción, entonación, interpretación y desarrollo de su voz.


Cabe recordar que la Facultad Popular de Bellas Artes busca acreditar el programa de Licenciatura en Música en este año, para lo cual se ha conformado un calendario de visitas de maestros en el canto y la interpretación instrumental, elevando así la calidad de la educación que brinda a sus alumnos.