• Erika Rivadeneyra

10 colores para pintar tu recámara y su significado según el Feng Shui



Para el Feng Shui, que es el arte de armonizar el ambiente, los colores tienen un significado y, dependiendo del que elijas para pintar tu recámara, influirá en tu estado anímico.


Las personas y los colores están estrechamente ligados de la misma forma en que en la naturaleza reflejan la armonía del ambiente.


El color que elijas para tu recámara puede ayudar a que te sientas más relajada, energética, animada, creativa, serena... También puedes elegir un tono neutro para las paredes y jugar con los colores en la decoración.


Sobre todo, debes confiar y no tener miedo a la hora de elegir un color para las paredes de tu dormitorio y, ante la duda, déjate llevar por tu intuición.


Aquí te dejo también un artículo sobre cómo colocar plantas para mejorar el flujo de energía según el Feng Shui.


¿Qué color debo elegir para mi recámara?


Primero, si vives en pareja, es importante llegar a un acuerdo sobre el tema. Si no es así, entonces debes conocer los 5 elementos del Feng Shui y los colores relacionados con ellos, así podrás categrorizar y decidirte con mayor facilidad:


Los 5 elementos y sus colores

  • Fuego: Rojo, anaranjado, rosado.

  • Tierra: Café, beige, amarillo.

  • Metal: Blanco, dorado, plateado.

  • Agua: Negro, azul, acqua.

  • Madera: Verde, turquesa verdoso.

El Feng Shui recomienda no utilizar los tonos fríos, como el negro o el gris, para el dormitorio.

Por otro lado, los neutros aportan equilibrio, que es parte fundamental del Feng Shui, sobre todo si vives en pareja, porque así estabilizarás tu relación, y en cuanto al diseño, cada uno podrá decorar a su gusto. Es un win win.


También puedes jugar con la arquitectura de tu hogar y elegir sólo una pared en un tono brillante y dejar el resto neutro. Te presentamos varios ejempos así para que te inspires.


¿Qué color elijo para la recámara de los niños?


Lo recomendable es elegir un tono base neutro (blancos, beiges, arena, nudes), para fomentar el equilibrio, y añadir toda clase de colores encendidos que los estimulen: fucsias, morados, verdes, rojos, amarillos...


Elige tapetes, colchas, lámparas y juguetes en tonos brillantes para estimular sus sentidos. Pero cuida de no saturar el ambiente.


¿Afectan los colores a las emociones?


Es una realidad que los colores afectan las emociones; de hecho, hay algo llamado psicología del color que analiza cómo los colores afectan el estado anímico de las personas.


No por nada las empresas escogen cuidadosamente los colores de sus logos, de la decoración de sus restaurantes, de su papelería...


Los colores pueden ayudar a relajarte, favorecer sensaciones como el frío o el calor o hacer que te sientas optimista o triste, así que elige con atención el tono de tu recámara, que es tu espacio sagrado.


Los colores y las emociones


Ahora sí, pasemos a ver las cualidades que cada color aporta a tu estado anímico; recuerda que puedes utilizar subtonos si no te gustan los colores brillantes:


Naranja

Alegría, entusiasmo, optimismo, confianza, movimiento. En exceso da ansiedad.


Rosa

Feminidad, delicadeza, amistad, calma, relajación. Relacionado con las relaciones. Elemento: Tierra.


Rojo

Apetito, juventud, poder, optimismo, amor. Su extremo es la guerra. Relacionado con la reputación, la fama, los logros. Elemento: Fuego.


Violeta

Transmutación, elegancia, misterio, creatividad, romance (lilas). Relacionado con la prosperidad. Elemento: Madera.


Azul

Tranquilidad, relajación, calma, libertad, seriedad. Relacionado con el conocimiento.


Verde

Equilibrio emocional, esperanza, crecimiento, armonía. Relacionado con la salud.


Blanco

Relajación, tranquilidad inocencia, serenidad, paz. Relacionado con los hijos. Elemento: Metal.


Gris

Orden, tenacidad, respeto, elegancia. Relacionado con los viajes.


Negro

Formalidad, oscuridad, melancolía, irritabilidad, sobriedad, tristeza. Relacionado con la profesión. Elemento: Agua.


Amarillo

Inteligencia, optimismo, creatividad, rapidez mental.


Ahora que ya conoces el significado de cada color y cómo puede impactar en tu estado de ánimo, piensa bien qué área de tu recámara necesitas impulsar y elige el color que más se ajuste a tus necesidades. Recuerda que tu dormitorio debe sentirse como un refugio.